/, Secuelas/Las náuseas y los vómitos durante el cáncer

Cómo tratar las náuseas y los vómitos durante el cáncer

¿Qué son y cuándo aparecen?

Las náuseas y vómitos son de los efectos secundarios agudos más angustiantes y que peor viven los pacientes. Incluso con tratamiento médico preventivo, la incidencia de náuseas y vómitos puede llegar a ser del 50%. Su prevención y su control es de suma importancia en el tratamiento de los pacientes con cáncer, ya que estos efectos secundarios pueden tener un efecto importante sobre la calidad de vida de los pacientes, provocando estrés emocional y pudiendo agravar la astenia producida por la quimioterapia o por el propio cáncer.
La náusea es una sensación de malestar que produce ganas de vomitar, pudiendo terminar en el vómito o no. El vómito es la salida brusca del contenido del estómago a través de la boca. Ambos se suelen acompañar de palidez, sudoración y relajación de la musculatura abdominal.
Pueden aparecer previamente a la quimioterapia o la radioterapia, antes de lo esperado. Son los vómitos anticipatorios, y los solemos relacionar con olores o experiencias anteriores.
Los vómitos agudos aparecen normalmente dentro de las 24 horas de haber comenzado la quimioterapia, y los retardados o crónicos, a partir de las 24 horas de la administración de la medicación.

¿Cómo tratarlos?

Para evitarlos es muy importante conocer de antemano qué debemos y qué no debemos comer; qué podemos hacer para sobrellevarlos y qué tomar cuando aparecen; que podemos hacer para para proteger el aparato digestivo mientras recibo quimio y cuando volver a comer. Saber si hay comida o alimentos y/o bebidas más adecuadas o que debemos evitar.

Además de los vómitos y las náuseas, existen otras secuelas muy relacionadas con los tratamientos que pueden mejorar si cuidamos y cambiamos nuestra forma de alimentarnos. Algunas de estas secuelas son la sequedad bucal, la pérdida del sentido del gusto, deformándose los sabores, etc., y que trataremos en próximos posts.

Aparte de los tratamientos médicos para el control de las náuseas y de una adecuada alimentación, disponemos de una serie de medidas o terapias complementarias que nos pueden ayudar a disminuir estos efectos secundarios. No obstante, es muy importante señalar que estas medidas no pueden sustituir al tratamiento médico, sino que deben aplicarse de forma complementaria. Estas técnicas son: la acupuntura, la acupresión, el cannabis, la relajación, la musicoterapia, el jengibre, etc.

Para saber más sobre este tema puedes asistir a un taller práctico impartido por un profesional de la nutrición en el cáncer, que ofrecerá consejos sobre cómo cuidar los hábitos alimenticios incorporándolos a la vida diaria.

2018-02-12T18:26:03+00:00






 

¿Quieres recibir nuestra newsletter con consejos, noticias, eventos y talleres?
SUSCRÍBETE
CERRAR